“¿Qué es una barba? ¿Cabello? y que es cabello ¿una barba?”

cabello y barba que se juntan

Tal vez una barba se puede definir más claramente al afirmar, que comprende en su totalidad todo el cabello visible en el semblante debajo de los ojos, que crece naturalmente por los lados de la cara, cruza las mejillas por un arco invertido, bordeando la parte superior e inferior de los labios, cubriendo la barbilla arriba y abajo, colgando frente al cuello y la garganta. Los bigotes son meras partes de un todo general. El cabello de la cabeza difiere del de la barba.

En una vista microscópica ampliada, se ve que el primero se asemeja a un cilindro aplanado, que se estrecha hacia la extremidad. Tiene una corteza exterior rugosa y una capa interna más fina que contiene, como una planta, su médula central, que consiste en aceite y colorantes. En la parte inferior es bulbosa, y los vasos de médula descansan sobre una vesícula grande. El bulbo está encerrado en un pliegue de la piel y está incrustado en las glándulas sebáceas. La raíz generalmente se inserta oblicuamente a la superficie.

Para evitar más detalles, dirijo tu atención a la circunstancia de que, si bien el cabello de la cabeza solo está provisto de un tubo de médula, el de la Barba, está provisto de dos. No es un hecho sorprendente para comenzar? ¿Y no sugiere de inmediato que esta disposición adicional debe tener un propósito especial? Tiene, como veremos más adelante. Los pelos de la barba se insertan más profundamente y son más duraderos, más planos, y por lo tanto, más dispuestos a rizarse.

A medida que la Barba hace su aparición simultáneamente con uno de los cambios naturales más importantes en la constitución del hombre, en todas las épocas ha sido considerada como la insignia de la virilidad.Todas las principales razas de hombres, ya sea de climas cálidos o fríos, que han marcado su carácter en la historia: egipcios, indios, judíos, asirios, babilonios, persas, árabes, griegos, romanos, celtas, turcos, escandinavos, esclavos, fueron provistos con un abundante crecimiento de esta cubierta natural.

En consecuencia, se distinguían por el vigor y la audacia correspondientes. El hecho, también, es indiscutible, que sus mayores esfuerzos fueron contemporáneos con la existencia de sus Barbas, y una investigación más cercana demostraría que el ascenso y la caída de esta característica natural ha tenido más influencia en el progreso y el declive de las naciones de lo que hasta ahora se sospechaba.

Aunque hay excepciones individuales, la ausencia de Barba era un signo de debilidad física y moral, y en las tribus degeneradas que carecían por completo o eran muy deficientes, existía una falta consciente de dignidad viril y satisfacción con una baja condición física, moral e intelectual. Tampoco carece de importancia que los afeminados chinos hayan señalado su intento actual de convertirse una vez más en hombres libres, en lugar de herramientas de sarro, por una resolución formal de haber terminado con las coletas, y dejar que su cabello siga su curso natural sobre la cabeza y la barbilla.

 

Pero el cabello no actúa simplemente como un signo externo, tiene sus propias funciones propias y distintas para realizar. La más importante de ellas es la protección de algunas de las partes más susceptibles de nuestro cuerpo contra el frío y la humedad. Esas fuentes fructíferas de enfermedades dolorosas, y a menudo fatales. Y qué invento más admirable podría pensarse para este propósito que un velo de cabello libre y elegante, una sustancia que posee las propiedades importantes de poder repeler la humedad y servir como un no conductor de calor y electricidad.

Déjame mostrarte ahora lo que hay debajo de la superficie cubierta naturalmente por la Barba. Primero tenemos ese ganglio o nudo, el asiento del afecto exquisitamente doloroso. De él percibirás hilos blancos de nervios que irradian a las mandíbulas precisamente en la línea protegida por la Barba. Mientras lo contemplas, difícilmente puedes dejar de sorprenderte con el hecho de que al afeitarse a veces puedes originar esa parálisis local que desfigura las comisuras de la boca. Luego tenemos los nervios de los dientes, que todos sabemos que están tan afectados por los cambios de temperatura.

Las glándulas que secretan y elaboran la linfa que formará parte del fluido circulante, y en la que la escrófula a menudo tiene su origen, es particularmente probable que se vean afectadas por el frío y la humedad. Presentando entonces esas inflamaciones antiestéticas conocidas en el cuello. Por lo tanto, reciben una protección adicional, el cabello generalmente crece mucho más densamente en las partes donde se encuentran que en cualquier otro lugar.

Hay otro conjunto de glándulas, las sebáceas, que están muy concentradas en el mentón. Ahora el afeitado es la causa de que los pelos de esta parte sean susceptibles a una enfermedad peculiar y muy irritante. Aquellos con barbas fuertes son los que sufren más, cuanto más eficiente es la protección natural, mayor es también la locura de su eliminación.

Por último, están las amígdalas y las glándulas de la garganta y la laringe. Pocos requieren que se les diga cuán comunes en la actualidad son las afecciones agudas y crónicas de estas partes. Como la barba estaba destinada a protegerlos a todos, cualquiera puede satisfacerse usándola y luego afeitándola en climas fríos o húmedos. Si no estás dispuesto a probar este experimento, y no lo recomiendo, quizás la siguiente evidencia sea lo suficientemente convincente.

En primer lugar, el hecho histórico de que los soldados rusos, cuando se vieron obligados a afeitarse por Pedro el Grande, sufrió con la mayor severidad.En segundo lugar, el testimonio médico del Dr. Copeland, uno de los primeros médicos del mundo, que afirmaba que las personas con la costumbre de usar barbas largas, a menudo se han visto afectadas por dolores reumáticos en la cara o con dolor de garganta al afeitarse. En varios casos de dolor de garganta crónico, el uso de la barba debajo de la barbilla o en la garganta ha impedido el regreso de la queja.

En tercer lugar, el hecho de que varias personas en esta ciudad (Zaragoza) se hayan curado tanto. Podemos asegurarles, por nuestra propia experiencia, que de este modo se salvarán de los resfriados y dolores de garganta tan frecuentes sin esta protección natural. Ahora lee más consejos sobre la barba.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies